Estomatitis aftosa

¿Estás buscando información sobre la estomatitis aftosa, comúnmente conocida como aftas? Acá podrás saber qué es, cómo identificarla y cómo tratarla.

Puedes hacer click en estos links o usar el menú desplegable en la parte superior del sitio.

Las lesiones en la boca son muy comunes. Se caracterizan por presentar irritaciones, enrojecimiento, inflamación, llagas y úlceras en la boca. Existen varias clases de lesiones, por ejemplo las aftas, las provocadas por aparatos de ortodoncia, las originadas por el uso de prótesis y las causadas por traumatismos (heridas por tratamientos dentales, uso poco cuidadoso del cepillo de dientes o mordeduras accidentales con los propios dientes). Una de las lesiones bucales más frecuentes son las aftas.
Las lesiones orales pueden ocurrir tanto alrededor como al interior de la boca. Al aparecer una lesión, es probable que se produzca una ampolla. Cuando la superficie de la ampolla se rompe, se produce una úlcera.
Otro dato interesante de saber, es que cualquier trastorno o situación que disminuya la producción de saliva, afecta a las lesiones bucales. Esto porque que la secreción fisiológica de la saliva ayuda a proteger el revestimiento de la boca, por ende una cantidad menor de saliva favorece la aparición de lesiones bucales.
Las aftas, también conocidas como “úlceras aftosas” o “estomatitis aftosa”, son pequeñas lesiones superficiales que aparecen en los tejidos blandos en el interior de la boca o también en la base de las encías. Una afta es una úlcera o llaga abierta y dolorosa en la boca.
Constituyen una de las enfermedades bucales más frecuentes junto con las caries y pueden ser tan dolorosas que pueden causar problemas para comer y hablar.
Es importante notar que las aftas no son contagiosas y pueden ser hereditarias.
Las mujeres son más propensas a contraerlas que los hombres. A su vez, los niños en edad escolar tienen más probabilidades de sufrir de aftas.
Según el odontólogo de la Universidad de Chile y profesor de la cátedra de Patología Oral, Benjamín Martínez, “la úlcera oral recurrente, también llamada afta, y conocida por la gente como “fuego” o “calor al estómago” constituye una alteración de la mucosa de la boca frecuente en la población. Diferentes estudios han demostrado una frecuencia entre 5% y hasta 66% de la población afectada, dependiendo del grupo en estudio, e indudablemente se refiere más que todo a personas que alguna vez han tenido esta lesión”.

¿Cómo identificar la estomatitis aftosa y qué síntomas puedo tener?

Las aftas bucales suelen aparecer en las zonas blandas de la boca, como la lengua,  parte interna de las mejillas, el paladar, la garganta, las encías y la parte interna de los labios.
Los síntomas principales son:
  • Heridas de color blanco o amarillo que están rodeadas por un área roja y brillante.
  • Heridas de tamaño pequeño casi siempre (alrededor de unos 5 milímetros de diámetro).
  • Suelen causar dolor.
  • En casos más extremos de infecciones microbianas o micóticas pueden producir fiebre y malestar general.
Si las aftas son recurrentes (una vez al mes o más) puede ser la primera presentación de una enfermedad autoinmune o una manifestación alérgica.

afta menor

El primero se caracteriza por presentar heridas con un tamaño menor a 1 cm, superficiales y poco numerosas. Este tipo es el más frecuente, representando el 80% de los casos.

afta mayor

El segundo tipo se compone por heridas con un tamaño mayor a 1 cm y profundas.

Herpetiformes

El tercer tipo se caracteriza por presentar muchas heridas muy pequeñas (entre 1 y 2 mm) que se agrupan entre ellas.

Fuente: Bagán J V., Sanchis JM, Milián MA, Peñarrocha M, Silvestre FJ. Recurrent aphthous stomatitis. A study of the clinical characteristics of lesions in 93 cases. J Oral Pathol Med [Internet]. 1991 Sep [cited 2020 Jan 4];20(8):395–7. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1941657

AFTAS:

  • Aparecen al interior de la boca.
  • Son causados por diferentes factores (que puedes conocer a continuación).

HERPES:

  • Aparecen solamente al exterior de la boca, en los labios.
  • Son causados por el virus del herpes simplex.
Antes de que el herpes aparezca, se presentan algunos síntomas como sensibilidad, hormigueo o ardor. Luego empieza aflorar una especie de ampolla y por último se forma una costra.
Por lo general, la primera vez que se contrae esta enfermedad, el virus puede vivir en el cuerpo por unos años y aparecer sólo cuando algo lo active como puede ser otra enfermedad, cambios hormonales o incluso la exposición al sol.

¿Qué causan las aftas?

Si bien no se sabe con certeza qué es lo que causa la aparición de las aftas, algunos investigadores sospechan que los brotes se producen por una combinación de factores. Una misma persona puede presentar varias de estas causas a la misma vez.
Algunos posibles desencadenantes de las aftas son los siguientes:
  • Roce de la dentadura y las automoderduras. Es común que las personas se muerdan accidentalmente la mejilla o los labios
  • Una lesión leve en la boca provocada por un trabajo dental o el cepillado de dientes excesivo
  • Pastas de dientes y enjuagues bucales que contienen productos químicos como por ejemplo, lauril sulfato de sodio
  • Alergias alimentarias o sensibilidad a algunos alimentos, en especial chocolate, café, frutillas, huevo, frutos secos, queso y alimentos picantes o ácidos
  • Ingerir alimentos o líquidos muy calientes
  • Una dieta con deficiencias de vitamina B-12, zinc, folato (ácido fólico) o hierro
  • Una respuesta alérgica a determinadas bacterias de la boca
  • El helicobacter pylori, la misma bacteria que causa las úlceras pépticas
  • En el caso de las mujeres, cambios hormonales durante la menstruación
  • El estrés emocional desempeña un importante papel en el origen de las aftas bucales
Según Mayo Clinic, las aftas también pueden aparecer como consecuencia de determinados trastornos y enfermedades, tales como:
  • Enfermedad Celíaca, un trastorno intestinal grave causado por la sensibilidad al gluten, una proteína que se encuentra en la mayoría de los granos
  • Enfermedades intestinales inflamatorias, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa
  • Enfermedad de Behçet, un trastorno poco frecuente que produce inflamación en todo el cuerpo, incluso en la boca
  • Un sistema inmunitario defectuoso que ataca las células sanas de la boca en lugar de los patógenos, como los virus y las bacterias
  • VIH/sida, que inhibe el sistema inmunitario
Fuente: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/canker-sore/symptoms-causes/syc-20370615
El uso de Dentoxol® ayuda a combatir las aftas de forma eficaz, reduciendo el dolor y haciendo la recuperación más rápida.
Dentoxol® arrastra y elimina células muertas y partículas presentes al interior de la boca, realizando una limpieza abrasiva suave. Este efecto abrasivo leve de Dentoxol®, aumenta la resistencia de las células vivas de la mucosa, impidiendo que aparezcan nuevas lesiones. Dentoxol® ayuda al proceso natural de cicatrización de las lesiones bucales.
Dentoxol® mejora la humectación y lubricación la boca, reduciendo la sequedad bucal, mejorando el control de patógenos, ayudando a la protección de las células de la mucosa.
En la medida que las lesiones bucales pierden profundidad, se reduce progresivamente el dolor hasta desaparecer completamente.
Según la evidencia clínica, 90% de los pacientes que realizó enjuagues con Dentoxol® 3 veces al día, reportó no sentir dolor a los 4 días de utilización. A las 72 horas, el 100% de los pacientes declaró sentirse “mejor” o “mucho mejor” luego de la utilización de Dentoxol®.
Fuente: Carrasco N., Galván T., Martínez B., Efectividad de Dentoxol® en el tratamiento de úlceras recurrentes orales menores. Ensayo clínico controlado.
Instrucciones de uso para lesiones leves:
Para asegurar la efectividad del producto, te recomendamos seguir las siguientes instrucciones:
  • Utilizar 5,0 ml de Dentoxol®, cada 8 horas por un período de 4 días, inmediatamente al percibir la aparición de los síntomas.
  • Verter 5,0 ml de Dentoxol® en el vaso dosificador suministrado.
  • Mover la solución sobre el área de la lesión durante 2 minutos.
  • Al finalizar, expulsar la solución, sin enjuagar con agua. No comer o beber, hasta una hora después de realizado el enjuague.
  • Lavar el vaso dosificador con abundante agua, tapar cuidadosamente el envase y volver a introducir ambos en la caja de empaque.
  • Mantener en un lugar fresco y seco.

Es de suma importancia tener constancia en la realización de los enjuagues.

Dentoxol ® es un enjuage innovador de suave sabor a menta. No produce ardor ni mancha los dientes y tampoco anestesia (adormece) la boca.
Precauciones especiales de uso:

Evita comer o beber durante al menos una hora después de enjuagarse con Dentoxol®.

Después de cada enjuague, vuelve a colocar la tapa del envase, sellándola herméticamente.

No utilices este producto después de la fecha de caducidad indicada en cada envase del producto.

No utilices este producto en pacientes con sensibilidad conocida a cualquiera de sus componentes.

Una vez abierta la botella de Dentoxol®, el contenido debe utilizarse en un plazo máximo de 2 meses.

No congelar.

¿Quieres más información, o tienes alguna duda?

No importa si tu afta al fin ha desaparecido o si estás batallando la incomodidad de su aparición justo ahora, cuidamos de ti en cada etapa.
Según los expertos, las aftas pueden ser prevenidas tomando las siguientes medidas.

Cambia tus hábitos alimenticios:

  • Consumir una dieta variada, ricas en frutas y verduras, puede tener una incidencia positiva.
  • Preferir alimentos ricos en Vitamina C y Omega 3 también es de ayuda.

Preocúpate de tu higiene:

  • Mantener una buena higiene bucal, cepillando tus dientes después de cada comida es una excelente medida.

Analiza tu conducta:

  • Reducir la temperatura de tus comidas podría ayudar a minimizar la incidencia de estomatitis aftosa.
  • Respira hondo, reducir el estrés emocional también puede tener buenos resultados.

CONTÁCTANOS

¿Quieres más información o tienes alguna duda?